Abusos en la electricidad; queja por terrorismo a nivel local

Abusos en la electricidad; queja por terrorismo a nivel local

Por: José Martínez

Desde finales del año 1994 comienza la resistencia civil en Tabasco. Un movimiento nacido en el seno del partido del sol azteca ante los resultados electorales reportados en ese momento, y que consistía en dejar de pagar el consumo de energía eléctrica e impuestos.

El movimiento de protesta se redujo, de manera inicial, a unos cuantos mil es de perredistas en la entidad. Era, además, la expresión de una inconformidad partidista por lo que se consideraba un fraude en las elecciones.

Con el tiempo la resistencia civil empezó a ampliarse a otros sectores de la población que ante la disyuntiva de comer o pagar la factura de energía eléctrica decidieron sumarse a la resistencia civil. A esto se sumó una serie de malas decisiones de los directivos de la Comisión Federal de Electricidad.

A la “resistencia” no solo fueron los que no podían pagar, sino que se sumaron los que a pesar de poder pagar su consumo de energía eléctrica esperaron que su deuda se diluyera entre la deuda de los perredistas. Es así que a esta iniciativa se sumaron políticos en funciones y hasta senadores de la república. Muchos de ellos que habían acusado a los militantes del sol azteca de irresponsables al no querer pagar su consumo.

La CFE por su parte implementó casi una cacería en las comunidades donde las empresas contratadas de manera constante entregan notificaciones, al margen de la ley, llegando incluso a las amenazas a deudores, en caso de no pagar, con demandas y embargos de bienes.

Fue con el acceso a la información que hoy se sabe que Tabasco no es la única entidad donde la población no puede pagar su consumo de energía. Un dato adicional, no es la entidad que más adeuda a la Comisión. Sin embargo, es en Tabasco donde mayor recurso ha ejercido para contratar empresas que realicen el corte de energía de forma selectiva a deudores. Sin cumplir sus protocolos para realizar esta acción.

Cuando la CFE invitó a los deudores a firmar convenios, éstos aceptaban la deuda con la empresa pública, por lo que podían ser demandados. Cuatro tabasqueños ya están en los juzgados acusados por el CFE al no pagar su consumo eléctrico.

La propia empresa recibe constantes quejas de usuarios ante los altos montos de consumo que les llega a sus viviendas. Demostrando que en algunos casos el consumo no se apega necesariamente a la realidad, sino que es calculada por los trabajadores. Lo que representa una verdadera arbitrariedad.

Lo último que ha hecho en Tabasco es imponer el cambio de medidores, los cuales se hacen sin dar cumplimiento a sus protocolos y gastando millones de dólares, cuatro para ser exactos, a empresa privadas que se encargan de realizar ducho proceso. Pareciera que en lugar de resolver el problema los directivos de la empresa “productiva del Estado” se empeña en complicar las cosas.

A nivel nacional el sector empresarial ha logrado hacer que la CFE reconozca que en los cobros de finales del año pasado fueron excesivas y que les devolverán el pago realizado en exceso a 300 mil empresarios. Los abusos son a nivel nacional, su terrorismo a nivel local, según queja de empresarios y usuarios domésticos.

Todo esto ocurre mientras se espera se cumpla la promesa de la reforma energética para tener combustibles más baratos.

 

HABERES

Ungidos ya los tres candidatos a la gubernatura, sólo se espera que los partidos terminen de definir sus candidatos a las diputaciones y alcaldías. Georgina Trujillo (PRI), Adán Augusto López (Morena) y Gerardo Gaudiano (PRD), entrarán en un tiempo de veda, antes de que comiencen las verdaderas campañas.