var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Acusado de abuso sexual

Acusado de abuso sexual

Las acusaciones por abuso sexual en contra del famoso presentador latinoamericano Mario Kreutzberger, mejor conocido como Don Francisco.

Fue la periodista Laura Landaeta quien en su columna dominical para el medio chileno El Mostrador recordó los testimonios de mujeres que denunciaron al comunicador, mismos que incluyó en su libro “Don Francisco: Biografía de un gigante”.

De acuerdo con la investigación de la periodista, Don Francisco usaba su posición como uno de los presentadores latinos más importantes para pedirles favores sexuales tanto a las modelos que trabajan con él, como a las mujeres que asistían a su programa.

“El círculo de protección de Don Francisco en la televisión chilena, mucho de ellos rostros y líderes de opinión que reaparecen de tanto en tanto en la Teletón –que este año cumple 40 años-, está muy vivo. En público se refieren a él como si se tratara de una dignidad eclesiástica”, describe la periodista.

Además de varios casos de acoso e intentos de violación cometidos en contra de sus empleadas, Landaeta expone el testimonio de una mujer que afirma que fue con su hija de 16 años al programa, y al terminar, Don Francisco buscó a su hija para conocerla en camerinos.

“(…) Se lo propusieron a su hija Lisette, de 16 años, y a su madre la acompañó porque no se sintió segura. Cuando el animador las vio entrar les dijo: ‘Ah, pensé que vendrías solita’ (…). Ana le escuchó decirle a su productor: ‘Te dije que viniera sola, huevón’”, relata la periodista.

Aunque las acusaciones fueron publicadas en 2014, Landaeta las retomó al margen de las declaraciones de Kreutzberger, quien en una entrevista dijo que todo era parte de “un juego” que tenía con sus compañeras.