var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
¡Brindis de Campeón!

¡Brindis de Campeón!

¡Sanaron heridas! Los Rayados de Monterrey se proclamaron como campeones de la Copa MX al vencer 1-0 a los Tuzos del Pachuca y con ello dejaron de lado la dolorosa derrota en Liga MX.

A pesar que el archirrival dio cuenta de Monterrey hace casi dos semanas, la afición respondió en el Estadio BBVA Bancomer con una buena entrada, sin llegar al lleno pero con el ánimo a tope.

En un encuentro un tanto atípico debido a la falta de actividad del equipo local, los visitantes llegaban de conseguir un tercer lugar en Mundial de Clubes con la intención de pararse bien en la cancha y buscar el contragolpe para hacer daño.

De inmediato, los dirigidos por Antonio Mohamed se hicieron de la posesión de balón e intentaron abrir el marcador por medio de sus atacantes estelares como Dorlan Pabón, Rogelio Funes Mori y Avilés Hurtado. Sin embargo, no pudieron abrir espacios y las ocasiones de peligro las provocó el cancerbero de Rayados Juan Pablo Carrizo con sus malas salidas a balón parado.

Ya en la parte complementaria, la ambición regia fue mayor y el premio llegó al minuto 57 por conducto de Hurtado, quien tras recibir un buen pase de Pabón, realizó una finta para confundir a Blanco y mandar el esférico de las redes, lo cual desató la algarabía en el graderío.

En la recta final del encuentro, el Pachuca no tuvo el “punch” necesario para empatar las acciones, pues jugadores del calibre de Keisuke Honda, Ángelo Sagal, Franco Jara y Víctor Guzmán, no fueron capaces de inquietar a Carrizo.

El nazareno indicó el final del partido y Monterrey al fin se coronó en su nuevo estadio, luego de sufrir derrotas ante el mismo Pachuca y más recientemente, ante Tigres.

Con este resultado, Rayados conquista su segunda copa, luego de lograrlo con otro formato en la temporada 1991-92.