var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Cabeza y no estómago

Cabeza y no estómago

Felipa Nery

La semana pasada, al clausurar una reunión plenaria de Citibanamex, el presidente Enrique Peña Nieto emitió un mensaje, que en primer lugar, no era el lugar para enviarlo y en segundo, que cada intromisión que él hace para tratar de incidir a favor de su candidato presidencial, José Antonio Meade, más que ayudarle, le perjudica, sólo recordemos la intervención del Ejecutivo a través de la PGR, para desacreditar al candidato panista Ricardo Anaya, e intentar bajarlo del segundo lugar, para posicionar a su candidato, que le salió contraproducente, pues los simpatizantes que perdió Anaya, no se fueron con Meade, sino con López Obrador, como revelaron las últimas encuestas. El Presidente de la República hizo un llamado para que el próximo 1 de julio se emita un voto informado y no con el estómago. Por supuesto que el auditorio ante el que hablaba, son personas con preparación, informados, quienes lo menos que harán el uno de julio, será emitir un voto con el estómago, sino que ellos lo harán “con la cabeza”, pensando en sus intereses, lo harán, seguramente en contra de Andrés Manuel López Obrador, a quien consideran un peligro para sus intereses económicos. ¿Cómo pudo Peña dar ese mensaje ante banqueros, que son personas que tienen su estómago bien llenito?. Enrique Peña Nieto sabe muy bien, que en este país hay más de 53 millones de personas que viven en pobreza y de esos, por lo menos 12 millones viven en pobreza extrema, es decir, que día a día  mendingan para llevarse un taco a la boca; ¿cómo se atreve Peña Nieto a decir esto, cuando sabe que es uno de los presidentes más repudiados, debido a los altos índices de corrupción que ha alcanzado el país y en especial en esta administración, corrupción de la que él ha sido actor principal, no olvidemos que junto con su esposa estuvo señalado en un conflicto de intereses en la compra de la “Casa Blanca”, que Angélica Rivera adquirió con una supuesta liquidación que Televisa le pagó por más de 88 millones de pesos, empresa con la que Peña Nieto hizo negocios desde que estaba como gobernador en el Estado de México, para mantenerlo en la pantalla y así llegar a posicionarlo para ser no sólo el candidato presidencial del PRI, sino también el Presidente de México?. ¿Cómo puede hoy Enrique Peña Nieto pretender inducir a las grandes mayorías de los mexicanos por quién deben de votar, si él es una persona en la que no confían?. ¿Cómo no van a votar con el estómago esos más de 50 millones de mexicanos que no tienen comida, que no tienen empleo y que ven la esperanza en un candidato, al que Peña llama populista, porque anuncia que de llegar al gobierno creará políticas públicas que incluyan precisamente a esos millones de mexicanos, jóvenes y mujeres que han sido excluidos por las políticas adoptadas por los gobierno neoliberales en los últimos 30 años, políticas que han sido aprovechadas por los grandes inversionistas para afianzar sus fortunas, pero que a los campesinos y obreros los ha lanzado a la pobreza?.