var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Católicos celebran el Domingo de Ramos

Católicos celebran el Domingo de Ramos

JALPA DE MÉNDEZ, TAB.- Miles de  creyente y católicos, recorren a pie desde la ranchería la Cruz hasta la parroquia de San Juan Bautista de villa Jalupa, Jalpa de Méndez con cruces de guano y flores para celebrar el tradicional  Domingo de Ramos y la entrada de Jesucristo a Jerusalen.

Ramos y palmas, triunfo y aleluyas, hosannas y cantos reciben a Jesús en Jerusalén. Es el comienzo de la Semana Santa, el centro de la fe de los cristianos, y comienza con esperanza y luz y gloria… con el reconocimiento de Jesús como Señor, como enviado, como Mesías. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Se abren las puertas del triunfo a Jesús y toda Jerusalén lo aclama y lo recibe con alegría y esperanza como enviado de Dios, y si no aclamasen los niños y mayores, las mismas piedras lo harían… y es que ha llegado el momento culminante de la vida de Jesús, del enviado de Dios.

Este recorrido, dió inicio a las nueve de la mañana, recorriendo cerca de tres kilómetros, desde la comunidad de la Cruz hasta la parroquia de san Juan Bautista. En este peregrinar los creyentes llevan sus tradicionales cruces adornadas con flores y hojas, cantando a coro, replica se que se dio en todas las Iglesias y ermitas de la zona

La peregrinación, es dirigida por el sacerdote Luis Martínez, cuerpo de pastorales y creyentes en general, que desde este día comienzan con la semana mayor.

Al llegar a la parroquia de San Juan Bautista, este evento se llevo acabo una misa en donde el presbitero llamo a celebrar la Semana Santa con una gran devociopn para buscar con ello una plena reconciliación con nuestro padre Dios, alejándonos además de las cosas mundanas,