var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Cero tolerancia

Cero tolerancia

Felipa Nery

Del 19 al 22 de septiembre, Mérida Yucatán será sede de la Cumbre Mundial de los Premios Nobel, este lugar se escogió como sede, por ser la ciudad más segura del país, ejemplo de promoción y apreciación cultural, por ser un referente de paz y de calidad de vida; en este encuentro participarán personalidades que han recibido el Premio Nobel de la paz, asistirán académicos y estudiantes de diversos países. Sin duda el pueblo mexicano entero tiene mucho que aprender de Yucatán, entidad que miles de mexicanos han escogido para irse a vivir al abandonar sus lugares de origen debido a la intranquilidad con la que viven día a día a causa de la delincuencia. Sin anunciar una política de cero tolerancia, el gobierno de Yucatán la aplica día a día, castigando a quienes infringen la ley. Su policía es ejemplar en la persecución y detención de delincuentes. En Yucatán las leyes se hacen para respetarse, no como en otros lugares, donde nadie respeta la ley, empezando por las mismas autoridades. Y si lo sabrán los tabasqueños que han ido a delinquir a aquel lugar, o que al irse a vivir allá, han infringido las leyes de tránsito, pagando multas que van de los seis y hasta los ocho mil pesos; en Yucatán, la gente tiene educación y cultura, conoce sus derechos y exigen que se les hagan valer, hemos visto cómo se han organizado en el centro de la ciudad, para reclamar por los ruidos que hacían los bares y no les permitían dormir y lograron que se cerraran más temprano; también se organizaron con apagones, para protestar por las altas tarifas de energía eléctrica y se las redujeron; recientemente, nos sorprendieron con las modificaciones al Bando de Policía para castigar con multas de hasta dos mil 500 pesos y arresto de hasta 36 horas, a personas que acosen sexualmente a las mujeres y lactantes en la vía pública, en las calles y en el transporte público y quienes sean reincidentes deberán tomar un curso de conciencia social y realizar trabajos a favor de la comunidad; la sanción también se aplicará cuando se discrimine a personas mayores, con discapacidad o por preferencia sexual u origen étnico; en Yucatán no hay ampliación de los horarios que tienen establecidos los negocios para expender bebidas embriagantes, porque el gobierno tanto estatal, como municipal, consideran que primero está la tranquilidad de los yucatecos, distinto de lo que ocurre aquí, donde se dan permisos para vender bebidas embriagantes hasta que el sol sale, lo que provoca que la gente salga embrutecida de alcohol de los antros y a provocar accidentes; allá se aplica el alcoholímetro, a diario, y por diversas partes de la ciudad; no como aquí, que sólo se hace de vez en cuando, con la finalidad de bolsear borrachitos. Allá quien conduce un vehículo tomado, y es sorprendido, lo bajan del mismo y queda arrestado. Aquí, con un billete se arregla todo, más cuando es hijo de papi. Por estas y muchas razones más, Yucatán es sede de este encuentro por la paz.