var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Crece su intolerancia

Crece su intolerancia

Felipa Nery

La derrota que tuvo en las urnas electorales el pasado martes el partido Republicano del que proviene el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, parece no sensibilizarlo, sino por el contrario, lo ha vuelto más intolerante, pues en las últimas 24 horas hemos visto actos y declaraciones que así lo demuestran, primero, le ha advertido a los demócratas que alcanzaron la mayoría en la Cámara de Diputados, que si lo investigan, “habrá guerra”. En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, dijo que las elecciones ya pasaron, que “ahora todos están enamorados”, pero también les advirtió que si usan su poder para impulsar investigaciones sobre él y su gobierno, asumirá una “postura bélica”; también obligó a renunciar al fiscal Jeff Sessions, como lo demuestra su carta de renuncia enviada al Secretario general de la Casa Blanca John Kelly, en la que le dice: “como usted me lo solicitó, estoy presentando mi renuncia”, habrá que recordar, que el fiscal no frenó las investigaciones sobre el “Russiagate”, el escándalo en el que se acusó al ahora presidente Trump, de haber contado con el apoyo del gobierno ruso, para influenciar a los votantes a su favor, a través de las redes sociales; y el colmo de su intransigencia, fue, al ordenar retirar la acreditación al periodista de CNN Jim Acosta, que lo cuestionó por “demonizar a la caravana de migrantes”.  Y es que ahora que el partido demócrata obtuvo la mayoría en la Cámara de diputados, estaría en posibilidades de iniciar investigaciones sobre el “Russiagate”, u otras acciones que se le han señalado, como la evasión de impuestos, o los acosos sexuales a muchas mujeres, por lo que Trump ya les ha lanzado amenazas de que no les conviene hacerlo, porque él también podría iniciarles otras investigaciones, y se ha referido a las acusaciones contra Hillary Clinton, a quien se le señaló de usar  un correo personal cuando era secretaria de Estado, por lo que informaciones confidenciales del gobierno podrían haber quedado comprometidas. Esta “guerra verbal”, que desató Donald Trump contra los demócratas, desde su pre campaña y campaña presidencial, podría acrecentarse o generar más violencia, ahora cuando los demócratas tienen la mayoría en la Cámara de Diputados, aunque las decisiones que pudieran aprobar en contra del Presidente de la República no serían definitivas, toda vez que requieren también de la aprobación del Senado, en el cual los demócratas no alcanzaron la mayoría, sino el partido Repúblicano de Trump.  Por supuesto que estas acciones y declaraciones de intolerancia que muestra el presidente de los Estados Unidos, no sólo en contra de sus contrincantes políticos, sino contra otros países, o los migrantes, son un peligro para la estabilidad hasta del mundo, porque quien nos dice que un día este presidente colérico con el afán de buscar mayor aprobación o la reelección, toma decisiones bélicas en las que muchos países podrían estar involucrados. Y nosotros que lo tenemos como vecino muy cercano, no estamos ajenos a un conflicto, por asuntos del narcotráfico y la migración.