Cuando el PRI despertó, la carrera había comenzado

Cuando el PRI despertó, la carrera había comenzado

POR: Orlando Castillo

Nada está fácil para ningún partido y mucho menos para el PRI. El viernes reciente los ‘mandamases’ en el tricolor se reunieron en un lujoso hotel fuera de la ciudad y lejos del mundanal ruido. A casi todos les quitaron celulares y todo artefacto que pudiera ser usado para ‘revelar’ los secretos de quienes acudieron al llamado de José Reyes Baeza, quien hace las veces de enlace del gobierno de Peña Nieto con Tabasco y, por lo que se supo, también de enlace con los priistas. Esta última es una tarea que debería estar haciendo el campechano Jorge Salomón Azar, pero prefiere no meterse en honduras. Ya vio que los chocopriistas se cuecen aparte en eso de pelearse por la chuleta.

Cuentan aquellos privilegiados que tienen acceso a información privilegiada que en la junta cumbre no se habló de alguna candidatura en especial, pero hablaron del mejor método para seleccionar a su abanderado a la gubernatura. Que si la encuesta, que si el mérito, que si la unidad, en fin puras especulaciones porque quienes decidirán están en el altiplano y calcularán las cosas según crean que les irá en las presidenciales. Para la gente de Peña, lo urgente es decidirse entre Osorio, Meade, Nuño, Narro. Es lo que tendrían que estar consultando en el tricolor choco, porque ya vimos que el candidato local no ‘jala’ votos para el presidencial. Allí están las cifras del 2012 cuando Chucho Alí  tuvo más de cien mil voto por arriba de Peña Nieto.
Por lo menos en la reunión del viernes pudieron saludarse los ex gobernadores Roberto Madrazo y Manuel Andrade, así como los sustitutos Manuel Gurría y Enrique Priego. De los cuatro, el único que todavía le rasca al Melate para una senaduría o algo parecido es Andrade Díaz. Al actual diputado, por cierto, lo andaban quemando como supuesto nuevo convertido a Morena. Y todo por su amistad entrañable con Adán Augusto.

EL PAN EMPACADO
Ya le dio la vuelta al mundo y más allá el dicho de Gerardo Priego sobre las altísimas cualidades de Pancho Castillo, dirigente estatal del PAN en Tabasco. Ahora sí que un líder como Paquito ’ni Obama lo tiene’. Porque como usted sabe, escuchó o le dijeron, don Gerardo afirmó que Castillo está a la altura de Emmanuel Macron (Francia), Justin Trudeau (Canadá), o Barack Obama (Estados Unidos), para aspirar a ser candidato a gobernador de Tabasco.
De inmediato saltó Juan José Rodríguez Prats, también del PAN, para decir que en realidad Priego Tapia se estaba mofando de Paquito. Aunque en realidad hay que leer el mensaje de Juan: ‘aquí el único estadista soy yo’. Bueno, lo que podríamos decir de la comparación con Macro y Trudeau es que a Priego le quieren cambiar de nombre y ponerle ‘Exagerardo’

PURO CUENTO
Y dale que dale con los millennials. En realidad, han hecho de frases extranjeras y sus ideas obsesivas estereotipos innecesarios. Nadie, que se sepa, hace esas etiquetas o calificaciones; se hacen en otros países, y se aplican a sus propios ciudadanos. En Tabasco, eso de los millennials, sólo tiene cabida entre los chavos que tienen papás profesionistas que les pueden pagar sus  ‘enfermedades mentales’, sus supuestas personalidades erráticas, ésas que se corregían allá por la comunidad de Hueso de Puerco con dos manazos en la espalda y la consabida frase de la mamá choca: ‘ párate remaldecidísimo chamaco, busca trabajo’. Capsulitas amorosas de ubicación.

REMIENDOS
Por cierto que a las plantitas de Paseo Tabasco ya les dieron su estate quieto junto a Nico Mollinedo: el alcalde Gerardo Gaudiano avisó que un sistema de riego para las jardineras no está presupuestado por ahora. ¿No venía en el proyecto?, ¿no sirvió el sistema de mangueras y goteo? Habrá que encomendarse a las lluvias, porque sucederá como en otros casos: el munícipe que venga tendrá sus prioridades.