var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Demócratas iban ganando

Demócratas iban ganando

Los demócratas lograron el martes un par de victorias en la batalla por dominar la Cámara de Representantes de Estados Unidos, pero enfrentan un camino cuesta arriba para controlar el Senado después de que el republicano Mike Braun venció al titular opositor Joe Donnelly en Indiana.

Al cierre de nuestra edición la mayoría de las carreras que decidirán el equilibrio del poder en el Congreso y darán forma al futuro de la presidencia de Donald Trump aún eran muy disputadas para proyectar a un ganador, luego de que los centros de votación cerraron en más de la mitad de los 50 estados del país.

En las elecciones a la Cámara baja, la demócrata Jennifer Wexton derrotó a la titular oficialista Barbara Comstock en la zona suburbana de Virginia, en las afueras de Washington, mientras que la demócrata Donna Shalala, exsecretaria de gabinete del exmandatario Bill Clinton, se impuso en el sur de Florida que ocupaba un republicano que no repostuló.

Eso entregó a los demócratas dos de los 23 escaños que necesitan para retomar el control de la Cámara de Representantes, frenar la agenda de Trump y ejercer una nueva supervisión al Gobierno.

Los republicanos conservarían el dominio del Senado, a pesar de que los demócratas sólo necesitan quitarles dos escaños para conseguir la mayoría.

Sin embargo, la derrota de Donnelly en Indiana hace difícil que su partido logre su meta.