var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
El mini salario

El mini salario

Por: Felipa Nery

El año 2014 el Senado de la República realizó un estudio que demuestra, que la mayoría de la población mexicana no cuenta con ingresos suficientes para adquirir la canasta básica; 66 millones de 112 millones 112 mil mexicanos que equivale al 55 por ciento de la población, no tienen posibilidad de adquirir la canasta básica diaria; señala además, que  la población que no tiene para la cubrir el costo de la canasta básica, pasó de 47% en 2010, a 55 por ciento en 2014. Es decir, en vez de mejorar las condiciones sociales de la población, esta ha ido en deterioro y no hay forma   que aquellos que tienen la responsabilidad de asignar los salarios mínimos, lo hagan tomando en cuenta las penurias que sufren para la subsistencia, esos millones de mexicanos que no pueden cubrir sus necesidades básica. El aumento del 10.39% al salario mínimo a partir del próximo primero de diciembre, que anunció la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, es una burla más a los trabajadores, el salario pasará de 80.4 a 88.36 pesos y lo peor es que el representante de todos los mexicanos, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto dice que ‘no se trata de un ajuste menor’, sino que felicita a la CONASAMI por este incremento y agrega además, que durante su gobierno el salario se ha incrementado en un 20%, porque cuando  él llegó al gobierno, el salario rondaba los 60 pesos. De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo social, un mexicano necesita 94.06 pesos diarios para cubrir sus necesidades de alimento, vivienda, transporte, vestido, educación, cultura y recreación, y con este salario mínimo le estarían faltando casi seis pesos. Pero aunque el aumento alcanzara  los 94.06 pesos que dice el CONEVAL que necesita un mexicano para cubrir sus gastos, es claro que esta cantidad no permite a ninguna persona cubrir los satisfactores básicos que permitan a un ser humano tener una vida digna. Con estos salarios mínimos, estamos como en la época del Porfiriato, que desató la Revolución, donde los obreros eran explotados en las haciendas y las minas, donde percibían salarios raquíticos y no tenían prestaciones sociales. Han pasado más de cien años y las condiciones son muy similares, la explotación al obrero continúa por parte del patrón. Ahora mismo que está en renegociación el TLECAN trabajadores canadienses se han quejado de la competencia desleal que existe con México al pagar salarios tan bajos a sus trabajadores, comparados con Estados Unidos y Canadá, donde el salario mínimo supera los siete dólares por hora, es decir que en una jornada de 8 horas, como en México, un obrero estaría ganando más de mil 100 pesos, cosa en la que no hay comparación. Considero, que lo único que se deberían preguntar, tanto el jefe del Ejecutivo de la nación, que felicita a la CONASAMI, por el incremento al salario mínimo anunciado, y a los patrones, si ellos vivirían un día con ese salario, y entonces, partiendo de que ellos puedan vivir con ese salario mínimo, entonces sí, vale la felicitación.