var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
“Elefante blanco” la  planta de tratamientos

“Elefante blanco” la planta de tratamientos

EMILIANO ZAPATA, TAB.- La planta de tratamiento de aguas negras es un elefante blanco en este municipio, edificada hace más de dos décadas y que nunca funciono por ser construida en un lugar bajo e inundable a orilla del río Usumacinta.

Los pobladores señalan que esta obra habrá dejado millonarias ganancias producto de posibles actos de corrupción y que a la fecha provoca que al río Usumacinta se descarguen directamente desagües de aguas residuales provocando una gran contaminación a este afluente considerado aun el más caudaloso y limpio de la república mexicana.

El río también denominado “Mono Sagrado” en la lengua Maya que nace en la hermana república de Guatemala y funge en algunos tramos como límites con nuestro país, a diario recibe millones de litros de agua negras sin ningún tipo de tratamiento provocando con ello una elevada contaminación, tan solo en esta cabecera municipal se estima que más de 19 mil habitantes de solo la cabecera defecan y que hasta la fecha ninguna autoridad ha tomado cartas en el asunto.

Aguas de jabón con alto grado de contaminante, aceites de los talleres mecánicos y las descargas de todas las aguas negras de esta ciudad, son vertidas a este afluente considerado uno de los más limpios en la república mexicana, pero este nombre tal parecer no les interesa a nadie por han pasado casi 30  años que la planta de tratamientos que se construyó en este municipio por la desaparecida SEDUE quien todos recuerdan estaba a cargo de Agapito Domínguez quien por sus orígenes zapaténse se pensó quiso heredar un bien.

Cabe recordar que existen leyes que prometen sancione hasta con prisión el que se arrojen contaminantes a este majestuoso río en donde lamentablemente se ha perdido parte importante de su flora y fauna, por los riachuelos de aguas residuales a la marguen izquierda del Usumacinta en donde se ubica esta ciudad, en donde los olores son insoportable ante las descargas de aguas putrefactas, desechos tóxicos, restos de aves de corral, que son vertidos directamente al afluente.

Los habitantes de este sector Luisa Trujillo Que, Atilano Queen Alfonso, Luis Gallegos, Luis Villanueva, Pedro Pérez, alzan la voz una vez más por que desde hace muchos año han pedido a las autoridades que paren la contaminación al río Usumacinta, lazaron un llamado de auxilio debido a que en los últimos años el caudal ha entrado en una verdadera decadencia.

A finales del año 2010, La Comisión Nacional del Agua realizo la protección marginal de la planta de tratamiento de aguas negra que al igual de muchas obras que a estado realizando esta dependencia federal deja mucho que decir, pues actualmente presentan desperfectos y según los lugareños.

En la época de su construcción recuerdan algunos pobladores fueron más de 6 mil millones de pesos que se aplicaron en esta gigantesca obra que nunca entro en operación por haber sido construida en un lugar bajo a orillas del río Usumacinta y que cada año queda bajo el aguas con el desborde de las aguas en las inundaciones.

Equipo, sistemas de cómputo y máquinas de bombeos que se instalaron por el abandono que se encuentra todo fueron saqueados por los amante de los ajeno, expreso Juan Cruz Carrillo vecino del lugar quien comento también que la protección marginal a esta construcción está próxima a terminar en el fondo del río por los asentamiento de la tierra.