Etapa de Precampañas a ‘Simpatizantes y Militantes’

Etapa de Precampañas a ‘Simpatizantes y Militantes’

Por: Sinhué Casanova

Ha iniciado el año 2018 y con ello prácticamente aumentó la efervescencia política, tanto a nivel nacional como estatal y es que ambos procesos electorales se encuentran en la etapa de precampañas para los partidos políticos. Mientras, en el caso de los candidatos que buscan un espacio de elección popular por la vía independiente, estos se encuentran en el proceso de lograr las firmas correspondientes que avalen su candidatura formal.

Para el caso de las precampañas de los partidos políticos y derivado de las diferentes reformas electorales que entraron en vigencia en este proceso, como era de esperarse, algunas cosas no son claras y los partidos políticos están haciendo uso de tecnicismos e interpretaciones particulares, sin que la autoridad electoral presente lineamientos claros en los diferentes tiempos y procesos del mismo, tanto en lo federal como en lo estatal. Esto muy probablemente traerá consigo la judicialización cada vez más frecuente durante y al término de las elecciones.

Por ejemplo, para el caso de las precampañas que actualmente realizan los partidos políticos y que cada uno establecerá el método para la selección de ellos con base en sus estatutos, encontramos en esa etapa prácticamente una campaña abierta en todo el País, cuando esta debiera ser dirigida a las personas exclusivas basadas en el método que eligió cada partido político, ya sea encuesta, convención de delegados, entre otras más. Es decir, las precampañas deben ser dirigidas a militantes y simpatizantes de cada partido político correspondiente, pero todos los días observamos prácticamente una campaña dirigida a toda la población, ya sea en los medios de comunicación tradicionales o en las redes sociales.

Quizás contrario a lo que se podría esperar, que los procesos electorales actuales estuvieran mejor estructurados, bien definidos sus tiempos y procesos, para que se incentive la participación ciudadana que cada elección se ha ido perdiendo (y eso que el padrón electoral tienden a crecer) por el hartazgo generalizado en la política pública y la pérdida de credibilidad en las instituciones. Nuevamente se corre el riesgo que toda esta simulación de precampañas, que más bien parece una CAMPAÑA, termine diezmando el interés de los ciudadanos por participar y emitir su voto dentro de ¡seis meses!.

De la autoridad correspondiente que tanto se ha debatido sobre el fortalecimiento a su autonomía para que pueda realizar su trabajo eficaz y eficiente, sin presiones externas. Nuevamente se observa que no es así, como ya hemos señalado en otras ocasiones, esta autonomía lamentablemente en México simplemente no existe, ya que en los hechos se ha construido mediante acuerdos reflejados en cuotas de poder, ejemplos de estos existen demasiados.

Mientras todo esto ocurre, los ciudadanos que finalmente son los que determinan a las autoridades que los representarán en los siguientes periodos de gobierno, tendrán que estar involucrados al menos de manera indirecta de todo el proceso electoral quieran o no, con mucho tiempo de anticipación, donde predomina la denostación, la descalificación, el golpe bajo, etc. Pero en nada se vislumbra un debate entre militantes de cada partido político de quién les abandere, recordemos que esa es la etapa actual, ya que los mismos tienen definidos sus candidatos para la elección constitucional lo que da pauta una campaña anticipada.

Finalmente, quizás este planteamiento sea ventaja para unos, lo que sin duda traerá desventaja por otros. Por ejemplo, aquellos partidos políticos que tienen en alguna medida bien conformada su estructura territorial partidista, sin duda llevarán un paso adelante puestos que estos mismos ya están convencidos, los otro que no la tengan, deberán estar tratando de convencer al ciudadano salga a votar, algo que considero en esta etapa está empezando a diezmar.

Twitter: @SinhueCasanova