var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Falsos líderes

Falsos líderes

Felipa Nery

A raíz de las oportunidades de inversión que ha anunciado para el municipio de Paraíso el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, con la construcción de la Refinería en el puerto de Dos Bocas, han surgido oportunistas defraudadores, que quieren aprovecharse de las necesidades que tienen miles de persona de encontrar un empleo para subsistir dignamente. La semana pasada se presentó en el parque central de este municipio Raúl Druvalier, para empezar a enlistar a personas, con la finalidad de ofrecerles empleo, pero a decir de algunas personas que se presentaron en el lugar con la finalidad de obtener un empleo, se trató sólo de una artimaña para solicitar cuotas u aportaciones voluntarias con la finalidad de hacer las gestiones de empleo. Como si Tabasco y en especial Paraíso estuvieran faltos de líderes charros que se aprovechan de los trabajadores para vivir a su costa.  Precisamente esos líderes sindicales provocaron que de Tabasco se fueran muchas empresas, o bien otras dejaran de asentarse, como ocurrió con la Coca Cola en la ranchería Ixtacomitán, que debido a la disputa de la plaza por parte de líderes sindicales, los conflictos se tornaban violentos, en los que en los problemas salían a relucir no solo palos y machetes, sino hasta armas de fuego, por lo que la planta productora de la Coca Cola cerró sus puertas y sólo se quedó con una bodega distribuidora; lo mismo ocurrió en el municipio de Comalcalco, donde pretendía asentarse la Nestle, pero debido a los conflictos sindicales que se empezaron a presentar antes de iniciarse la obra, la compañía prefirió no establecerse y  así como estos, muchas empresas más han dejado de invertir en Tabasco, debido a los oportunistas líderes sindicales. Por supuesto que es un derecho constitucional el que tenemos todos los mexicanos a asociarnos, pero en este caso particular, la  finalidad primordial hoy, debería ser en primer lugar, para capacitar y preparar a los trabajadores, para que estén en condiciones de acceder a los mejores puestos laborales y después sí, luchar por el respeto a sus derechos, pero no se debería permitir que con engaños éstos pseudolíderes, se aprovechen de las necesidades de la gente, pidiéndoles cuotas, para asegurarles un trabajo. Es un hecho que en Tabasco se va a construir esa refinería, porque así lo ha ofrecido y así lo cumplirá el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien tiene todo el interés de reactivar la economía de Tabasco, generando los empleos que tanto se necesitan, pero no se puede permitir que ningún vival defraude a la gente generando falsas esperanzas, porque las empresas, que vengan a trabajar en torno a la construcción de la refinería, van a contratar al personal de manera directa, trabajador por trabajador, no a través de líderes sindicales charros oportunistas y vividores del esfuerzo de otros.  Esperemos que las autoridades laborales, o que los mismos empleados a quienes se les quiere sorprender, presenten sus denuncian penales en contra de estos personajes que quieren obtener ganancias, sin hacer inversiones, sino por el contrario, pidiendo cuotas a estas personas, que ni siquiera tienen hoy para comer.