Hay que echarle la culpa al calor

Hay que echarle la culpa al calor

Por: Orlando Castillo

La intensidad de la polaca cambia, y permanece, como el remaldecidísimo calor de  estos días. ¡Ay tata!, qué habremos hecho que ya lo estamos pagando. Intenso los grados declarativos de Marco Rosendo, con eso de que ya deconoció al PRD pero todavía no se bautiza con los de Morena. Las críticas no son malas, siempre y cuando no salpiquen tanto. Como bien dicen en las barandillas, hay que ponerles nombres y apellidos. Pero esto apenas comienza, porque pasando la puja por Edomex comenzarán en Tabasco los codazos para ver quién se queda con la dirigencia de los solaztequistas. Me cuentan que el caballo negro es Darvin González Ballina. Fue uno de los primeros dirigentes del PRD y podría volver a repetir, aunque también su corazoncito late por una diputación. Claro que no le está negada la posibilidad de una plurinominal; es un hombre discreto y que no se pelea con nadie.
VENTA DE DISFRACES
El panorama de los tapados y candidatos fluctúa, más que el pozol batido, porque el panorama para unos es que a partir del trabajo pueden entrar a las comunidades de Tabasco, y la de otros, es de tratar de convencer. Éstos la llevan más pesada considerando que el ciudadano promedio ella llegó al punto en el que los políticos son mal y pero recibidos. Como le decía la vez pasada que nos vimos aquí, muchos de los políticos mejor niegan que son políticos y se hacen pasar por ‘ciudadanos’. Pero como dice la canción: ‘te conozco bacalao, aunque vengas disfrazao’.

LO QUE SE JUEGA EN TOLUCA
Los pronósticos están en el aire, pues los partidos políticos en el Estado de México mueven a candidatos como piezas de ajedrez. El hipódromo se le asemeja, pero veremos quién estira más la cabeza en medio de la contienda, pero eso lo decidirán los ciudadanos. Así, se pronostica que quien gane lo hará por una nariz. Para el equipo de Los Pinos ganar esta carrera es garantizar la continuidad de la especie conocida como Atlacomulco; para el equipo de El Peje s poner a prueba si le funciona eso de ‘puedo yo solito’. En el PAN y en el PRD siguen deshojando la margarita (pero no Zavala), para decidir si finalmente formalizan el matrimonio o siguen sólo de la manita.

CERO EN CONDUCTA
Si eres profesor y das notas bajas, te ganas unos guamazos de tus alumnos. ¡Ah diantre!, ¿qué estaría pensando ese chamaco? Bueno, quizá pensar no se le da mucho, porque sólo alguien corto de miras, y con el calorón que hace, la razón brilla por su ausencia. Para pasar la materia hay que hacer las tareas y asistir a las aulas. Si no, cuello.  Pero se ha hecho muy cómo eso de que no debe haber reprobados y luego llegan a la universidad no sólo sin saber leer ni escribir bien, sino ni siquiera con buenos modales. Algo más deberán hacer en Cobatab, no sólo expulsar a semejante bandolero en ciernes. Hay que aprovechar que andan por aquí los de la Gendarmería con especialistas en tareas de proximidad social; en los planteles serían muy útiles pero no para garrotear a los estudiantes sino para ofrecer pláticas de orientación. Lo que no se aprende en la casa y en la escuela, no va a venir del cielo
que ni el agua cae en estos días.

DE PILÓN, COMO PILATOS
Como la pantera rosa y el inspector. Ese parece ser el nuevo papel de Lorena Bourregard, la ex secretaria técnica de gabinete que ahora se las da de detective y de abogada maravilla, defensora de las causas perdidas. Se nos aparece como  Procuradora de justicia. Así lo quiso hacer con el caso de Moisés Dagdug y más todavía con el de Hebe Nora, donde finalmente el respetable público ya no supo en qué quedaron estos asuntos. Allí sí, la autoridad debería ser más claridosa; cuidando los aspectos de la privacidad, pero tenemos derecho a saber si los familiares quedaron satisfechos con las indagatorias. Tampoco hay que olvidar que si no se cumple la ‘cadena de custodia’, el ‘proceso debido’, muchos criminales pueden quedar libres.