var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
¡Imparables!

¡Imparables!

Tom Brady trituró la ilusión de Chargers e hizo del Gillette Stadium su fortaleza, como lo ha sido en los últimos 18 años, Patriots se dirige a su octava final de Conferencia al hilo al apalear 41-22.

Philip Rivers no pudo ejecutar su plan ofensivo y por octava ocasión en su carrera vio como su némesis, Tom Brady sonreía al final del encuentro; esta fue la tercera derrota de Riversante Brady en postemporada y a la edad de 37 años, luce complicado que Chargers llegue a un Super Bowl.

Los números de Brady en playoffs son simplemente bestiales, de 38 partidos disputados, ha ganado 28 de ellos y jugando en Gillette Stadium en postemporada sólo ha perdido dos encuentros, uno contra Joe Flacco de Ravens y uno más ante Mark Sánchez de Jets.

Brady había tenido una temporada regular en cuanto a números, pero ante Chargers se destapó con 343 yardas y solo falló 10 pases de 43 enviados. Volvió a ser el Tom Brady de siempre, el que aplasta, el que domina y el que asusta.