Las delegaciones federales, las elecciones del 2018 y el piso parejo

Las delegaciones federales, las elecciones del 2018 y el piso parejo

Por: José Martínez

No es un secreto que las delegaciones federales en el país son utilizadas no pocas veces como bastiones electorales, y que desde esas trincheras se mueven estructuras blindadas por los programas que tienen a la mano. La oposición se queja que con los recursos se compran votos y conciencias. Lamentablemente los hechos les dan la razón.

Como una cadena, existen otros eslabones: líderes ‘naturales’ de colonias e incluso algunas organizaciones civiles que se muestran afines por haber recibido ciertos favores.

Solo por mencionar algunos datos con números: la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), aplicó en 2016 a la reactivación de la Cruzada Nacional contra el Hambre casi 60 mil millones de pesos para unos siete millones de beneficiarios.

A su vez la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedetu), ha dispuesto la liberación de dos millones de hipotecas con escrituración prácticamente a título gratuito.

El Fondo del Instituto Nacional de la Vivienda (Infonavit) puso en oferta 145 mil millones de pesos para otorgar 350 mil créditos.

El Fovissste programó 120 mil créditos individuales más, con un monto de 52 mil millones de pesos. En este caso, para la gestión de esos recursos se deja manos libres a la Federación de Sindicatos de Trabajadores del Estado (FSTSE), identificado como brazo electoral del partido en el poder.

En otra área, sobre la que se demanda un más estricto rigor en la vigilancia de los programas de operación, es la Sagarpa, delegación que en la entidad desde ayer tiene nuevo titular Francisco Herrera León, ex dirigente del PRI en la entidad quien ha estado bajo los reflectores de la crítica por su actuación en diversos cargos.

Sobre el tema, la Red Nacional de Organizaciones de la Sociedad Civil Hagamos Más por México’, denunció que precisamente existe una fuerte corrupción dentro de estas dependencias.

El coordinador de esa red nacional, David Contreras Silva, dio un dato interesante: afirmó que en el 80 por ciento de los casos, los delegados actúan con dolo. ‘Aquí te puedo hablar de todos los jefes de distrito, en el caso de los proveedores que cobran un porcentaje primero, y después entregan una parte del proyecto, así que la corrupción es en casi todas las dependencias como Fonhapo, Sedesol, Sedatu, Sagarpa y de CDI’, indicó.

‘Creo que más allá de lo político, es la corrupción, el problema no es ese, el problema es que no entregan todo el apoyo, esto a través de los proveedores’, declaró.
El coordinador nacional de esa asociación civil lamentó que muchas veces los beneficiarios no conocen las reglas de operación de un programa, y es por ello que se incurre en prácticas de corrupción.

Queda entonces para las autoridades electorales hacer un trabajo serio y responsable en las próximas elecciones, respecto al trato con las delegaciones federales.

Estar pendientes de cómo actúan, y a quiénes benefician, porque, si bien es cierto, muchos se aprovechan de la necesidad de la gente y del alto índice de marginación que existe.

El control debe ser estricto, para evitar que la balanza se incline de un solo lado, respecto a los programas sociales.


HABERES

SIENDO presidente municipal de Nacajuca, Pedro Landero fue ampliamente cuestionado por las fallas en su administración. Se supuso que los diputados le iniciarían un proceso por una serie de irregularidades pero salvó esa aduana. Ahora deberá responder antes la consignación de la Suprema Corte por no cumplir con la sentencia del pago laudos en despidos injustificados. Una advertencia para otros ediles.