Laudos laborales, un llamado de atención a gobiernos

Laudos laborales, un llamado de atención a gobiernos

Por: José Martínez

Como agua fría cayó en los municipios de Tabasco la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sobre el desacato del Ayuntamiento de Paraíso para cumplir con el pago de laudos laborales y la reinstalación de algunos trabajadores; en la que la SCJN ordenó la destitución de todo el cabildo de este municipio tabasqueño.

No era de extrañarse. Datos de la Secretaria de Gobierno refieren que el Ayuntamiento de Paraíso traía, hasta noviembre del año pasado, un pasivo por laudos laborales cercano a los 600 millones de pesos, la mayoría heredada de administraciones anteriores.

Los laudos laborales en Tabasco llegan a los 2 mil 300 millones de pesos. Tan solo en los 17 Ayuntamientos existe un saldo en contra por casi 2 mil millones de pesos y otros 300 millones en los tres poderes del estado. Es asunto no es menor, aunque no se le ha prestado la atención que requiere.

La raíz del problema tiene varias aristas. La más importante es ese vicio político que se ha arraigado en los municipios en la que la administración que llega barre con todos los trabajadores de la anterior administración, así sea de su mismo partido, para meter a trabajar a la gente con las que se hizo compromiso en campaña.

Los números indican que se corre a uno y se contrata a casi tres en promedio. La cuestión de esto es que los despidos se hacen al margen de la ley trayendo consigo las demandas laborales que simplemente se van escamoteando dejando la responsabilidad de pago a las siguientes administraciones, convirtiendo el asunto en un círculo vicioso.

Una vez que se resuelven las demandas laborales se van pagando a cuentagotas, los laudos se resuelven en millones de pesos y los pagos que hacen los ayuntamientos se cuentan en miles de pesos, en el mejor de los casos en decenas, por lo que lo que siempre hay un saldo pendiente.

Mucho ayudaría una ley de servicio profesional de carrera para evitar despidos constantes; sin embargo, no se ha legislado en la materia, siendo uno de los pendientes del Congreso.

Los ayuntamientos han intentado resolver de diferentes formas. Algunos  negociaron directamente con los demandantes su reinstalación, otros han intentado contraer deuda pública o incluso solicitar ampliación de recursos, estas últimas no han prosperado en el Congreso del estado por los candados legales que lo impiden.

El problema de laudos es grave y urge colocarlo en la agenda pública. Los niveles a los que han llegado los montos amenazan con quebrar a los ayuntamientos sino se hace algo pronto.

Algunos deben el doble de lo que ingresan anualmente, por lo que cualquier intento de saldar estas deudas quedan diluidas. Un ejemplo, el municipio de Jalapa adeuda por laudos laborales 428 millones de pesos cuando sus ingresos anuales apenas superan los 200 millones, tendrían destinar los ingresos de dos años para poder saldar los laudos. Dejándolo sin recursos para poder maniobrar en ese tiempo.

Otros Ayuntamientos tienen una deuda manejable, caso de Tacotalpa, Teapa y Comalcalco. Sin embargo, se debe acotar más esta situación, si no el caso de Paraíso pronto será recurrente en Tabasco.


HABERES

LA PARIDAD de género pone contra la pared al PRD y por consecuencia a la coalición “Por Tabasco al Frente”, debido a que está obligado a colocar en candidaturas a presidentes municipales a nueve mujeres y ocho hombres, los más complicados se ubican en los municipios de Huimanguillo, Jalapa, Centro, Balancán y Tenosique, en donde tienen que ir tres féminas encabezando las fórmulas.