var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
León hunde a los Pumas

León hunde a los Pumas

Crisis universitaria: los Pumas perdieron en casa por primera vez en un año, acumularon 471 minutos sin meter gol y cayeron a la posición 16 del Guardianes 2021.

El León –como lo hizo en la final del torneo pasado– venció a los auriazules (0-1), con una sencilla anotación de Ángel Mena, quien picó el esférico ante la salida de Alfredo Talavera.

Ambos felinos se presentaron bajo el sol de CU para salir de la resaca de la última final, pero Ignacio Ambriz –sin un futbol espectacular, como lo visto el semestre anterior– fue el que mejor ajustó sus piezas para sumar los tres puntos.

Se ha hecho costumbre el pobre futbol de los Pumas, descoordinados, sin confianza o idea; los auriazules persiguieron el esférico y a los rivales que vistieron de esmeralda. Desastre en todas la líneas, ni siquiera con el regreso de Juan Ignacio Dinenno despertó a los universitarios. Angustia total en el banquillo bajo el sol de mediodía.

La última vez que el equipo de Lillini marcó fue en la Jornada 2, el 17 de enero, ante el Mazatlán FC. Fue anotado al minuto 79, por el juvenil Emanuel Montejano, quien se lesionó en la semana y no volverá hasta dentro de tres fechas.

Los Pumas tuvieron más llegadas, en comparación  con lo mostrado hace unas semanas, pero  apenas tuvieron dos remates de peligro hacia la portería de Rodolfo Cota: uno fue atajado  y el otro pegó en el poste esmeralda.

El León le quitó la pelota a los locales, los mareó y bombardearon constantemente a Talavera. Fue hasta el 68´ cuando el ecuatoriano recibió el balón y, sin marca, venció al veterano.

 

El tiempo se agotó y el resultado enfatizó el bochornoso momento puma, de cinco partidos sin anotar y que ocasionó la caída en el Olímpico Universitario en 364 días.