Los absolutos, caen de las nubes

Los absolutos, caen de las nubes

Por: Felipa Nery

Los presidentes municipales que se consideraban reyezuelos de su comuna, al considerar que podían burlar la justicia, están cayendo de sus nubes; a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya había resuelto otros casos similares en la Ciudad de México, por el incumplimiento de amparos que ordenaban el pago de laudos a trabajadores despedidos injustificadamente, los alcaldes de Tabasco y de otras partes del país, no advirtieron que podía ocurrirles lo mismo, que la Corte los destituyera del cargo. Esta semana, la Suprema Corte de Justicia de la Nación destituyó al alcalde de Paraíso, Bernardo Barrada Ruiz, junto con todo su cuerpo de regidores y ordenó consignarlos ante un juez federal, para que respondan por el desacato a una sentencia de amparo a favor de 23 ex trabajadores a quien se negó a pagar laudos, y simuló que tenía la intención de pagar, al hacer pagos durante su administración, de un 1.8% del total de lo adeudado, abonos que la corte consideró como intrascendentes y poco relevantes, de acuerdo a los laudos del Tribunal de Conciliación y Arbitraje, y además, se negó a reinstalar a los trabajadores. Este problema de los laudos que enfrentan otros municipios de Tabasco y del país, se originó a causa del abuso del poder de los presidentes municipales que al entrar en funciones, despedían a los trabajadores, sin respetarles sus derechos adquiridos, pero además, al ser demandados no accedían a ninguna conciliación, dejaban que los juicios procedieran, pensando en que no les correspondería pagar y que el paquete se lo heredarían a otras administraciones, de esta forma se burlaban de los trabajadores y de sus abogados, quienes luchaban por obtener los pagos, pero el alcalde los ignoraba; además,  muchos alcaldes designan en la dirección jurídica a ‘licenciados’ que en ocasiones no saben de derecho, o que no se atreven a decirle al Presidente municipal lo que puede ocurrir, en caso de desacatar un mandato, y estos son los resultados, la destitución del alcalde por parte de la Suprema Corte que de esta manera ha sentado precedentes, para que aquellos servidores públicos que llegan al poder por elección popular, no se consideren absolutos, e inamovibles. Este asunto de los laudos debe servir de ejemplo para las deudas que los gobiernos tanto municipales, como estatales, adquieren con proveedores y al final de sus períodos de gobierno se niegan a pagar por malas administraciones, de la misma manera pueden proceder todas esas personas, sólo que su caso no es por la vía laboral.  La Suprema Corte de Justicia de la nación  destituyó a otros dos alcaldes, uno en Puebla y otro en el Estado de México, también por desacato de un amparo, de esta forma, hace realidad el Estado de Derecho,  que debe regir, no sólo para los gobernados, sino también para los gobernantes. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es un documento que si se cumpliera al pie de la letra, viviríamos como en Disneylandia, lo malo es que la justicia es tardada y en muchas ocasiones no llega, por los acuerdos políticos.