MÉXICO NUEVO

La Iracundia

Juan Carlos Reyes Torres, Analista político (Twitter:@jcreyest)

En México participan en el mundo político contemporáneo dos actores quienes de manera permanente son arrastrados por la ira y por comportamientos de plano coléricos, me refiero a Marcelo Ebrard y a Felipe Calderón. El primero con más futuro político que el segundo. Para poder descifrar quién entre ambos en más soberbio, seguramente me llevaría toda la tarde.
Sin embargo, ambos se deleitaron con las mieles del poder, Calderón guiado por Carlos Castillo Peraza y Vicente Fox, y Ebrard por Manuel Camacho Solís. El accionar político de Calderón –además- muestra fuertes dosis de terquedad e inmadurez, al parecer el entendimiento de la realidad no es su fuerte. Es, sin duda alguna, el panista que mayor daño ha propinado al Partido de Acción Nacional y ahora pretende imponer como Presidente del CEN a Ernesto Cordero y, posteriormente, para 2018 imponer a Margarita Zavala –su esposa- como Candidata a la Presidencia de la República. Calderón ocupó la Presidencia luego de la elección más cuestionada e increíble de la historia, numerosos grupos sociales estaban dispuestos a una irrupción violenta con el fin de detener su arribo al poder. Con el propósito de obtener legitimidad en su mandato –Calderón- se lanzó a una cruenta guerra contra el narcotráfico, del que pocos resultados se obtuvieron, salvo decenas de miles de muertos. Cada semana los medios de comunicación masiva daban cuenta del teatro de operaciones, de las acciones beligerantes que se registraban en esta sangrienta estrategia. En el último tercio del sexenio (2010) se anunció el abatimiento del capo Nazario  Moreno Alias “El Chayo”, sin tener el cuerpo del delincuente. La semana pasada el gobierno del Presidente Peña anunció el enfrentamiento de las fuerzas armadas con el delincuente quien fue abatido, mediante pruebas científicas de ADN se pudo comprobar que el occiso fue efectivamente Nazario Moreno. Grave el error de Calderón y de su equipo de colaboradores, manifiesto ridículo y mentira vil de los responsables del tema de seguridad en ese momento. El caso del fraude en Oceanografía, otra pifia del PAN, lo abordaremos próximamente.
Por su parte Marcelo Ebrard tiene la obsesión de ser Presidente de la República, por el momento su ambición es alcanzar la presidencia nacional del Partido de la Revolución Democrática. Sin embargo, los acontecimientos relativos a la decisión del Jefe de Gobierno del Distrito Federal Miguel Ángel Mancera, de suspender definitivamente el servicio de transporte colectivo de la Línea 12 del metro construida e inaugurada cuando Marcelo Ebrard fue Jefe de Gobierno van a detener frontalmente todas sus aspiraciones por el momento.Miles de capitalinos están severamente afectados por la suspensión de los servicios de transporte colectivo en esa línea mal llamada “Dorada”, sobre todo los más pobres. El error fue querer inaugurarla dentro del mandato de Ebrard sin que estuvieran dadas las condiciones óptimas para hacerlo, por un lado -los trenes- fueron arrendados a una empresa cuyos bienes muebles presentan características distintas al tamaño y tipo de rieles e infraestructura que se construyó.Ambos proveedores querían negocio jugoso. Los negocios y la política no siempre van de la mano.