MÉXICO NUEVO Las voces contra la Reforma Hacendaria

Juan Carlos Reyes Torres, Analista político, Twitter: @jcreyest

Y, para colmo de males, no estando el horno para bollos, la madre naturaleza se pronuncia con fuerza al través de sendos huracanes Ingrid y Manuel encontrados de frente. El desorden climático global nos cobra factura pero al final la historia es la misma: pagan los más pobres.
México cuenta con 112 millones de habitantes, de ellos 53 millones de mexicanos viven en pobreza. 10 millones de mexicanos viven hoy en pobreza extrema. Estas cifras son aterradoras, lamentables, duelen. La responsabilidad de esta situación no es exclusiva del gobierno, ninguno de sus tres órdenes federal, estatal o municipal. La responsabilidad es de todos y cada uno de las y los 112 millones de mexicanos que no estamos haciendo lo que debemos. Para comenzar tenemos más de 100 mil “maestros” que nunca asisten a dar clase, están comisionados al sindicato, eso es criminal, deben responder por su conducta irresponsable, por esa razón existen tantos seudolíderes que se oponen a la entrada en vigor de las nuevas leyes educativas que buscan evaluarlos y obligarlos a asistir a las escuelas a impartir clase, por eso cobran.
Para mitigar la pobreza de tanta gente, y en el largo plazo acabar con esta, se necesitan muchos recursos, dinero para comprar bienes y prestar servicios a quienes se encuentran en esta inhumana condición.
El gobierno federal que encabeza el Presidente Peña Nieto tiene claro que 53 millones de mexicanos no pueden seguir esperando ayuda intermitente y selectiva, necesitan respuesta inmediata, necesitan apoyo ahora. El gobierno cuenta con la Secretaría de Hacienda cuya principal tarea consiste en cobrar impuestos y contribuciones para que –una vez recaudados- se gaste en las tareas colectivas más importantes como son la protección de la salud, la educación, el fomento al empleo, la seguridad pública de todos, entre otros ramos presupuestales.
El Presidente no está facultado para gastar en ocurrencias ni en gustos extravagantes, son los Diputados federales quienes le señalan y autorizan cuanto y en donde gastar. El Presidente Peña sabe que necesita atender millones de necesidades individuales, pero sobre todo, sabe la urgencia de atender a quienes no tienen siquiera lo indispensable para sobrevivir. Por eso envió al Congreso una iniciativa de Ley de Ingresos –que estará vigente el próximo año 2014- con un corte social. Eso significa que atiende claramente a las clases marginadas.
Para alcanzar el monto de los recursos mínimos que se necesitan les pide a todos que aporten, que den su granito de arena para atemperar las desigualdades. Parece que el individualismo, el egoísmo dominan, sobre todo el de los más ricos,  estos son cada día más avaros, menos solidarios. Nos queda claro que el tener está aplastando la aspiración de ser, somos entes cosificados cada día menos libres. Los más ricos en México son los dueños de los medios de comunicación, quienes se prestan al juego de criticar sin proponer, defender intereses de grupos sobre los de la colectividad. La responsabilidad de alcanzar la igualdad la tienen los legisladores, para eso votamos por ellos. Confío en la lucidez de Manlio Fabio Beltrones, Silvano Aureoles, Chabelo Trejo, Pepe Manzur, Alejandra del Moral y otros más para que contemos con un paquete fiscal a la altura de las expectativas y necesidades de millones. No tenemos más tiempo, no hay mañana, la realidad nos alcanzó, la gobernanza descansa en la legitimidad y en los equilibrios sociales.