Mientras Benito festeja, la autopista se hunde

Mientras Benito festeja, la autopista se hunde

Por: Orlando Castillo

El que sí le puso el cascabel al gato fue el columnista Salvador Camarena de El Financiero. Ese no se anduvo por las ramas y contó que mientras Benito Neme festejaba a Hernán Barrueta en Tabasco –un pretexto para festejarse a sí mismo y volver a destaparse como aspirante-, su jefe Ruiz Esparza hacía como que no escuchaba la denuncia sobre lo mal construido que estaba el Paso Express de la autopista a Morelos. Dice Camarena que a la pregunta sobre sus aspiraciones, Neme Sastré respondía:  estoy “abocado a solucionar el problema de las carreteras (

). Soy director de Capufe y estoy enfocado a eso, a mi trabajo”. Pues nada, que su trabajo estaba mal hecho.
El libramiento perteneciente a Capufe cobró otras dos víctimas. Recuerda Camarena: “Un medio de comunicación de Morelos publicó el primero de mayo que Martín Curiel Gallegos, líder del sindicato de trabajadores de Caminos y Puentes Federales, consideraba “una vergüenza las condiciones en las que se entregó el Paso Express e hizo una advertencia que, funestamente, vería cumplida: dijo que “en breve con la llegada de las lluvias “nos daremos cuenta de qué tamaño es el problema con casas inundadas y más accidentes” . ¿Y Benito?, bien, gracias. El compadre Peña carga con otra losa.
¿Quién vigila las carreteras en este país? Vuelvo a Camarena: “Tres datos: Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, es abogado, el número dos de SCT es politólogo por la Iberoamericana, y el número uno de Capufe, Benito Neme Sastre
abogado también”.
CARRETERAS CHAFAS
Se va uno y llega otro igual a SCT (Secretaría de Comunicaciones y Transportes), sólo que el peso del socavón no hace caer ni a uno ni a otro. De plano que no hay de dónde agarrar. Los columnistas se gastan los sesos y agotan los dedos, tecleando sobre el horroroso accidente del socavón allá en Morelos, y  aunque se difundió  la nota, desde hace mucho se venía advirtiendo del tipo de personas que despachan en dicha secretaría. Gente que no hace nada, pero sí daña el presupuesto y las vías de comunicación. Digo yo, qué no habrá manera, tata, de que estudiantes o egresados se empapen del oficio, no de robar, sino de construir y planear, para tener excelente gente al frente. La lucha por el hueso, la papa, el qué comé, ha denigrado el oficio de servidor público. El asunto es que ahí tán los muertos, y nadie dice ésta trompa es mía.
Dice un ingeniero de la UNAM, con amplia trayectoria, que el socavón tiene su explicación: el concreto hidráulico no estaba armado, no tiene acero estructural, de tenerlo, las varillas se asomarían. Criminal el asunto,¿ no?
MUÉVANSE TODOS
Dicen por ahí que los adelantados (ay mojo conquistador español) andan sonando en las comunidades, cuando aún no es tiempo. Que están incurriendo en soyencos delitos. Ya lo dijo el jefe Núñez: no meterá las manos por nadie que se esté brincando la ley. Vaya que sabe de reglas electorales. Ay dio mi padre. Pero los transpirantes ven que el que no corre, vuela; que si no lo hacen así, ¿cómo van a convencer a los choquitos? Dicen  que si el huevo no se cacarea, no se conoce. Va seguir la mata dando. Así que a observar porque de lo que se trata es de aparecer en las encuestas. Y santo que no es visto, no es encuestado.
ESTÁN PUQUES
De grupos y alianzas, así vienen estas elecciones. Ahí tienen a los “Hazlo por México”, “Alianza Generacional” , “Democracia Interna”, todas con el fin de impulsar a sus  “gallos”, y que los integrantes definan a futuro su situación política. Porque al final de cuentas, nadie va solo; la horda apoya.
El Tabasco de los festivales, sólo aquí pasa, bueno, costumbre del choco chismoso. Así somos pué. Ahora el festival de la cañita y la palma, al final de cuentas lo que importa es que se organicen como comunidad, y enfrenten juntos la situación económica. Lo que no se vale es inflar los costos.