Morena y los adelantados; ¿madruguete a AMLO?

Morena y los adelantados; ¿madruguete a AMLO?

POR: Orlando Castillo

Un gran revuelo armó en Morena la publicación de unas listas que más bien parece que son de listos que se quieren adelantar a los acontecimientos. Como que algunos quieren comerse la sopa antes de que esté sazonada porque tienen miedo que del plato

ya saben. Pues resulta que bastó que Adán Augusto López,  el representante de El Peje en la tierra dijera que en nueve municipios Morena tendrá candidatas mujeres ‘algo que sucederá en todos los partidos- para que de inmediato comenzara el baile de nombres. Así, de inmediato filtraron los nombres de los priistas Saúl Plancarte y Armando Beltrán (a Pelota), uno para Balancán y otro para Cárdenas. También se dice que hay mano negra y algunos interesados en amarrar navajas en un partido que corre el riesgo de contaminarse del más viejo estilo arribista.
El que de inmediato echó mano a su twiter como queriendo pelear fue Chelalo Beltrán, el presidente de los consejeros de Morena. ‘Nada, es falso; mezclan verdades con mentiras para engañar’, dijo el ex diputado federal y hombre de todas las confianzas de López Obrador. Quien filtró lista de los morenos y primores (por aquello de que hay mucho tricolor pintado de prieto) hasta se tomó la puntada de poner a Leticia Romero como cabeza de la fórmula al Senado y a Javier May como segundo, cuando es bien sabido que para la primera posición de tan ansiado cargo harán una encuesta y para la segunda el comalcalquense ha dicho que si saben contar no cuenten con él, al menos no sin saber a quién le hará la campaña. Lo cierto es que los morenos, trigueños, morochos, prietos, brunos y colados, andan acelerados. Con eso de las tómbolas, sorteos, lotería y la bolita, todos quieren comprar boleto para ver si se sacan por lo menos un reintegro. Más seriedad señores, que la política nos cuesta a todos. De los otros partidos ni se diga. Están igual o peor.

EVA Y EMILIO
Tienen razón quienes se quejan que algunos medios y comentócratas tienen una vara distinta para medir porque según la pedrada es el sapo. Así pudimos ver que hubo una intensa y extensa difusión de la cobradora Eva Cadena, de quien se conocieron videograbaciones, fotografías, testimonios, burlas muy merecidas, cuando esta señora cobró sobornos por sus servicios como diputada y gestora. Claro, era una politiquilla de medio pelo. Sin embargo, ahora que se conoce la noticia de los más de 10 millones de dólares ‘algo así como 200 millones de pesos- que los corruptores de Odebrecht afirman que le dieron a Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex y ex coordinador internacional de la campaña de Peña Nieto, las cosas son distintas. Desde hace varios meses en alguna oficina del gobierno federal y en poderosos despachos de abogados se maniobra para impedir que se conozcan los detalles de la tormenta Odebrecht en México. Mientras en Perú un ex presidente ya está en la cárcel  y otro anda huyendo, en Perú un presidente en funciones ya fue citado a declarar, en Brasil la cosa se pone más negra
Como dice el choco: pera ya va usté a vé.

YO, FILÓSOFO
El poder enferma, hace delirar, se asume como una posesión, saca instintos a flote que el cuerpo en cuestión no conocía. Eso, que si de enfermedad del poder se trata, la carrera por el poder plantea estrategias, fusión de grupos, aleación de necesidades, y plantarle cara a la urgencia. Pero, pero
en esa loca y profusa carrera el choco promedio también sueña, no bajo los influjos del pozol agrio, sino, porque también tiene necesidades. Listos entonces, para convencer al electorado, y a poner en práctica, los más rocambolescos planes de acción. He dicho.

 

EL SHISH
Ya anda en campaña Miguel Mancera. Tendrá que competir con Graco Ramírez que también quiere la protección del PRD
Muy oportuna la reinauguración del Centro Gerontológico por parte del gobernador Arturo Núñez. Hay que pensar cada vez más en los adultos mayores
No lo dicen en voz alta, pero una mayoría de priistas no entienden por qué su partido podría inscribir a un externo para la Presidencia. ¿Somos o no somos?, dicen.