var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Movilidad en taxis, una responsabilidad del gremio dar buen servicio

Movilidad en taxis, una responsabilidad del gremio dar buen servicio

José Martínez

Desaparecer la modalidad de taxi colectivo para muchos puede ser correcta. Viajar amontonado, sin poder casi respirar es incómodo para el usuario.

Aunque es peor recibir un “no” cuando se le pide el servicio a estas unidades, sobre todo de la línea “amarillos”.

Salir en busca de un taxi representa toda una odisea. Y ya adentro, representa otra más. Se trata del buen servicio que deben ofrecer, aunque al final es un deseo sumamente difícil pedírselo a quienes conduce.

No es nuevo que los usuarios se quejen por las groserías que reciben de algunos conductores. Tampoco es novedad que la tarifa del pasaje sea alterado al gusto y humor del chofer. No es nuevo la falta de respeto a usuarios, transeúntes y conductores particulares.

Una de las alternativas sugeridas para los gremios es la capacitación. Aunque de buena fuente nos enteramos que las han recibido, pero de inmediato las olvidan.

Luego las autoridades no les dan el seguimiento; al contrario, se acusa que los supervisores son quienes igual rompen las reglas, al cobrarles en lo oscuro algunos “moches”.

Lo mismo sucede con algunos de los agentes de Tránsito, no es un secreto. Los ciudadanos saben qué pasa y cuál es la forma de operar.

Falta entonces que la responsabilidad sea compartida. Y cuando entre en vigor por completo solo el uso de servicios especiales, la exigencia será en primer lugar, el buen trato.

No se puede continuar escuchando que en otras entidades el servicio es mejor, aunque se pague un poco más. Las personas que requieren utilizar un taxi solicitan más esa atención, con tarifas justas.

Es urgente implementar medidas más drásticas. Sensibilizar a los agremiados que dependen y mucho del usuario. No pueden estar jugando al más valiente, porque es un servicio que se paga.

La capacitación seguirá siendo un motor principal, y es en todos los sentidos, desde traer la unidad en buen estado hasta el saber comportarse.

Las denuncias en contra del gremio aumentan cada día. Los reportes en la secretaría de Movilidad son demasiados; la fórmula es actuar a tiempo para que el problema no siga creciendo. Cuestión de voluntad.

Recuérdese que existen denuncias de unidades que se han utilizado para robos, secuestros y otros actos delictivos. Los usuarios necesitan igual ese tipo de seguridad.

La movilidad es necesaria. Se trata de un servicio concesionado en el que el poder público debe fijar y hacer cumplir las reglas. Los taxistas y los dueños de las unidades son, en cierto sentido, servidores públicos. Se debe tomar en cuenta el cumplimiento de las responsabilidades.

Los usuarios también deberán ser conscientes de que tienen la última palabra. Pagan por un servicio y son los mandantes, no sólo demandantes.

 

 HABERES

El director general del Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco (ISSET), Fernando Mayans Canabal aseveró que ya se recibió el pliego petitorio del Sindicato Independiente Democrático de Trabajadores del ISSET (SIDTISSET) que mantiene una