var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
“No estamos a la venta”

“No estamos a la venta”

Políticos de Dinamarca calificaron este viernes el interés que tendría el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de comprar Groenlandia, como una broma o de plano “la prueba final de que se ha vuelto loco”, mientras la isla más grande del mundo enfatizó no estar en venta.

La ministra de Relaciones Exteriores de Groenlandia, Ane Lone Bagger, aseguró este viernes que la isla más grande del mundo “se encuentra abierta a los negocios, pero no está a la venta”.

Según el diario “The Wall Street Journal”, el mandatario estadounidense ha mostrado su interés por la compra de Groenlandia, región autónoma danesa de más de 2.1 millones de kilómetros cuadrados y unos 56 mil habitantes, debido a sus “abundantes recursos naturales e importancia geoestratégica por su cercanía al Ártico.

A través de su Twitter, el ex primer ministro danés y actual líder de la oposición, Lars Løkke Rasmussen, aseguró que “debe ser una broma del 1 de abril completamente fuera de temporada”, en alusión a la tradición sajona en esa fecha.

“Si es cierto que está pensando en eso, es una muestra definitiva de que se ha vuelto loco. Tengo que decirlo como es: la idea de que Dinamarca venda 50 mil ciudadanos a Estados Unidos es una completa locura”, dijo por su parte Søren Espersen, vocero en Asuntos Exteriores del Partido Popular Danés, tercera fuerza parlamentaria.

Por su parte, Aaja Chemnitz Larsen, una de las dos diputadas groenlandesas en el Parlamento danés, también se pronunció en el mismo sentido, al subrayar que Groenlandia no es una mercancía que se pueda vender.