Participación Ciudadana clave de la Democracia

Participación Ciudadana clave de la Democracia

POR: Sinhué Casanova

Conforme inician los procesos electorales tanto Federales como Estatales y Municipales, se empiezan a conocer una larga lista de aspirantes a algún cargo de elección popular en sus respectivas competencias, diario leemos por los diferentes canales de comunicación sobre personas, nombres, partidos políticos y ahora la moda, los ‘independientes’ pero poco o nada sabemos de propuestas concretas, agendas y finalmente, el proyecto, aspectos que debieran ser lo sustantivo de las competencias electorales. Aunque quizás, a nivel Federal solo hay uno que menciona algunos de estos aspectos, hace mucha falta fomentar estos temas que podrían derivar en un debate ciudadano con base en propuestas, pero lamentablemente, en México, aun no lo hay.

Ante partidos políticos sumamente cuestionados, con ex gobernadores en prisión y otros siendo investigados, ahora surge una nueva salida para los políticos tradicionales, me refiero a los llamados ‘independientes’  que por cierto es una plataforma interesante si realmente fueran ciudadanos independientes, pero lo que se observa es a los políticos de siempre, partidistas, pero ahora en esta nueva modalidad que se empieza a ver manchada precisamente por ellos mismos. Sin duda, hay honrosas excepciones de representantes populares independientes, uno en el Congreso de Local de Jalisco y el otro en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

Resulta lamentable que procesos electorales vienen y van y no se visualiza un debate serio sobre la base de la Democracia, el cual es la participación ciudadana, no solo el día de las elecciones sino constantemente en las decisiones que son públicas y que por ende benefician o afectan a la población en general, de igual forma, sobre esto, los políticos no han querido entender lo que los ciudadanos expresan cada tres o seis años, al contrario, buscan como darle la vuelta y encuentran mecanismos ‘novedosos’ como los ‘independientes’ lo que evita construir e incentivar mayor participación ciudadana constante.

Por ejemplo, para el proceso electoral de Presidente de la República la participación ciudadana fue de 77.16% en 1994, 63.97% en 2000, 58.55% en 2006 y del 63.08% para 2012, observamos que fue disminuyendo esta participación y repuntó ligeramente en el 2012. Dentro de esta participación radicó el triunfo en cada elección respectivamente, por lo tanto, disminuye aún más los votantes con los que se obtuvieron los triunfos.

En cuanto a las elecciones federales intermedias, la participación ciudadana fue de 57.69% en 1997, 41.32% en 2003, 44.76% en 2009 y del 47.72% para 2015, de igual forma, observamos la misma tendencia que cuando se elige al Presidente de la República, pero la participación ciudadana cae a menos del 50% y de igual forma, al contrastarlo con quienes triunfan, es aún menor.

Con simplemente estos resultados electorales históricos, podemos cuestionar la representatividad de nuestras autoridades, ya que prácticamente carecen de ella y la tendencia es a la baja, pero creo que lo más importante es la atención que deben ponerle, tanto los propios representantes populares, como las instituciones encargadas de incentivar la participación ciudadana y los propios ciudadanos.

En esta brecha que se va ampliando precisamente porque los ciudadanos votan menos, les resulta favorable principalmente a los partidos políticos predominantes en el País y por ende a la misma clase política que vemos en cada elección, puesto que no hay duda que los propios partidos políticos tienen un voto duro con base en sus estructuras territoriales y simpatizantes, por lo tanto, podemos inferir que esta baja participación ciudadana fortalece a los mismos políticos y para ellos les resulta una posición cómoda que dudo quieran cambiar.
Finalmente, la clave para nuestro País, como para cualquier otro, es fortalecer la Democracia a través de la participación social, tanto en las elecciones como las decisiones públicas que se toman de manera frecuente. Antes que las autoridades e instituciones, los ciudadanos debemos incentivarnos en participar, puesto que como observamos, de no hacerlo, difícilmente cambien las cosas en nuestro País y ¿quiénes creen seguirán en esa posición cómoda en la que han estado durante varias décadas?

Twitter: @SinhueCasanova