Peña dice que no habrá impunidad

Peña dice que no habrá impunidad

POR: Felipa Nery

Siete periodistas asesinados este año y más de 100 periodistas en los últimos 15 años, sin que haya justicia y sí total impunidad, y quizá complicidad, porque no se investiga y castiga. Ante el último asesinato, el de Javier Valdes, colaborador de La Jornada,  el presidente Enrique Peña Nieto reaccionó y convocó a una reunión para abordar el tema, en la que estuvieron presentes los gobernadores, el Procurador General de la República, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Secretario de Gobernación, quien tiene la responsabilidad de la seguridad nacional, pero no se invitó a la mesa a ningún representante de los periodistas, ni de las organizaciones de comunicadores que reclaman justicia y mucho menos de defensores de derechos humanos, por lo que al realizar las altas autoridades un homenaje a los periodistas muertos, guardando un minuto de silencio, los periodistas que cubrían el evento, principalmente del área de reporteros gráficos, alzaron la voz y gritaron: ‘justicia’, ‘no más discursos’, ‘investiguen’ y la respuesta que recibieron, fue, que al término del acto oficial, el presidente Enrique Peña se les acercó y les dijo: ‘tengan la certeza de que los crímenes no quedarán impunes’. Además, durante su discurso ofreció que su gobierno actuará con firmeza y determinación para capturar a los responsables de los asesinatos de periodistas y además, anunció tres medidas inmediatas: 1) Fortalecer la estructura y presupuesto del mecanismo de protección de periodistas y defensores de derechos humanos, 2) Un esquema nacional de coordinación con los estados y un protocolo de operación y 3) Fortalecer la Fiscalía Especial a través de más personal, mejor capacitación del mismo, impulso de las investigaciones y coordinación entre las autoridades locales y federales para atención de estos delitos. Sin duda, tienen razón los periodistas, cuando sin titubeos, levantan la voz ante la cúpula del poder reunida, y exigen: ‘justicia’, ‘no más discursos’ e ‘investiguen’, tienen razón, porque en México nos hemos convertido en un país de instituciones de élite, con funcionarios públicos bien pagados, que no sirven para nada, que no cumplen con la función que les corresponde, ni siquiera para levantar la voz en nombre de esta sociedad que está siendo asesinada, como ocurre con los mismos miembros del Congreso de la Unión, en especial el Senado de la República, hasta donde también llegó la ola de reclamos, y los senadores admiten que no han hecho nada para exigir a las autoridades el cumplimiento de su deber, por lo que propusieron llamar a comparecer al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y al Procurador General de la República, Raúl Cervantes Andrade, y no se aprueba la propuesta, porque de antemano, se sabe que no tienen respuesta a los reclamos, porque ha habido incapacidad, o complicidad. Y es que muchos dicen, por qué tanto escándalo por la muerte de unos periodistas, si son miles los muertos en este país, sí, pero se supone, que en un país democrático, los periodistas son la voz de los sin voz, y al callarlos, se silencia al pueblo, se les aterroriza, para que no levanten la voz y si no se castiga a los culpables de los asesinos de los periodistas, las autoridades se convierten en cómplices, porque la impunidad fomenta que se cometan más delitos, al saber que no existe castigo.