var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
¿Quién se ocupa de los jóvenes?

¿Quién se ocupa de los jóvenes?

Por: Felipa Nery

Un estudio de la OCDE, ‘Panorama de la Educación 2015?, reveló que en México el 25% de la población joven en México es Nini, ni estudia, ni trabaja, en tanto que un censo del INEGI DE 2014, arrojó que en México viven 29.9 millones de personas de edad de entre 15 y 24 años, lo que significa entonces, que los ninis para esas fechas, serían 7.5 millones, sin embargo, para el 2017, el número de jóvenes en esta situación, habrá crecido, porque la situación económica, sobre todo para l.as clases bajas, ha ido en deterioro, no ha habido recuperación. Y cuáles son los riesgos que corren estos NINIS, pues el director de prevención del delito y servicios a la comunidad en la Subprocuraduría de derechos humanos de la Procuraduría General de la República, Pablo Vázquez Camacho, señala que alrededor de 300 mil jóvenes están en riesgo de participar con el crimen organizado, porque esos jóvenes viven en entidades donde la tasa de violencia homicida es muy alta; según un reportaje publicado por el periódico La Jornada, luego del Primer Foro Internacional de Delincuencia Juvenil, en el Instituto Nacional de Ciencias Penales, en el que también Carlos Cruz Santiago, director general de Cauce Ciudadano, señala, que de acuerdo a cifras oficiales al día, la tasa de homicidios es de 21 por cada 100 mil habitantes, pero advierte que esta cifra no incluye la desaparición diaria, por lo que esta cifra podría crecer a un 40 y 45 personas en general, de los cuales el 70% son jóvenes que son utilizados por el crimen organizado, por lo que llama al Estado mexicano a invertir en proyectos productivos para sus adolescentes,  también  advierte del ‘adultocentrismo’, que no quiere ver a los jóvenes como un sector prioritario de atención; además, un informe del Banco Mundial indica, que la violencia y criminalidad en México no sólo afecta la vida cotidiana de las personas, sino que en el mediano y largo plazo reduce las posibilidades de crecimiento del ingreso y de reducción de la pobreza; los municipios con niveles más altos de crímenes registraron un decrecimiento anualizado del 0.2% puntos porcentuales al año. Con este panorama en el que viven hoy en día millones de jóvenes en el país, entonces el futuro de México no tendría un panorama prometedor, si no se están adoptando las políticas públicas que puedan incluir a estos jóvenes en acciones que reviertan las causas que los empuja a enfilarse con la delincuencia. Son principalmente las familias pobres, donde se encuentra este porcentaje de pobres, familias donde hay desintegración familiar, desempleo de sus padres, porque de niños y adolescentes, han sufrido abandono, porque sus padres tienen que trabajar largas jornadas en empleos mal pagados y los niños no tuvieron la conducción correcta para atender sus tareas y evitar la deserción escolar. Los adultos en el poder tienen que mirar a los jóvenes, pero también la sociedad, los adultos en posibilidades de incidir, se tienen que organizar, para trabajar por esos jóvenes, porque si el futuro de esos jóvenes no está asegurado, el día de mañana, tampoco esos adultos podrán vivir tranquilos.