Quién será Meade, Nuño o Narro?

Quién será Meade, Nuño o Narro?

Por: Felipa Nery

Enrique Ochoa Reza, dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional, está seguro de que en el 2018 su partido ganará las elecciones presidenciales. Dice que la elección será de tercios, es decir, que la competencia será entre tres candidatos, uno sería el del PRI, otro el del Frente que conformarían PRD y PAN y el tercero, Andrés Manuel López Obrador, que sería el candidato de MORENA. Por supuesto, que después del triunfo que obtuvieron en el Estado de México, donde el PRI hizo uso de todas las estrategias a su alcance, empezando por aprovechar los programas sociales en beneficio de los más pobres y obtener sus votos. Antes de que en Campeche se aprobara la modificación de los estatutos del tricolor, para superar el obstáculo de los 10 años mínimos de militancia y permitir que nuevos afiliados pudieran convertirse en candidatos, como sería el caso del secretario de Hacienda, José Antonio Meade, del secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, o del mismo secretario de Salud, José Narro Robles,  se ventilaron las discrepancias en torno a las oposiciones que existían a quitar los candados para permitir la participación de nuevos militantes en la contienda por la candidatura presidencial, quien fue colocado en la vitrina política, fue el secretario de hacienda, José Antonio Meade, como si se tratara del hombre al que desde los Pinos se quiere impulsar hacia la candidatura, incluso en estos días figuró con declaraciones en torno a la inflación que se ha registrado en los últimos meses, que llegó al 6.44%, y ha superado los niveles inflacionarios de los últimos ocho años, pero el señor Meade ha dicho que no le preocupa los niveles alcanzados en inflación, pues refirió que ésta se debió sólo al incremento del precio del tomate y de la papa, que para los próximos meses la inflación irá a la baja. Seguramente el señor Meade, a quien no le preocupa la inflación, no va al supermercado, y no se da cuenta, que no sólo es el precio del tomate y de la papa los que se han elevado, sino que son todos los productos de primera necesidad, la gente lo nota, porque el salario ha perdido poder adquisitivo, porque ya no les alcana para comprar leche, pan, huego, y ni se diga cuando de cargar el tanque de gasolina de trata; ahí ves en las gasolineras a la gente cargando 200 ó 300 pesos, pesos, porque no hay para más. Ya veremos si con estos niveles de crisis económica que viven millones de mexicanos, el PRI se atreve a lanzar a Meade, o mejor se decide por el secretario Nuño, que hasta ha bajado de peso, o quizá al doctor José Narro Robles, para ver si su paso por la UNAM le ayuda a atraer a los jóvenes que no quieren nada con el PRI.