Quiere ser candidato a gobernador

Quiere ser candidato a gobernador

Por: Felipa Nery

La crisis económica que viven algunas universidades del país, ya llevó a la cárcel al ex rector de la Universidad Autónoma de Morelos, Alejandro Vera Jiménez, y no se trata de dar ejemplo, sino que de lo que se trata, es de la venganza del gobernador de esa entidad, Graco Ramírez, quien quería verlo tras las rejas y ya lo logró, aunque sea por unas cuantas horas, pero lo llevó al reclusorio, ante la denuncia presentada por el sindicato de trabajadores administrativos de esa universidad, quienes lo acusan de abuso de confianza, por no haber pagado al sindicato las cuotas sindicales; la misma noche del martes que fue detenido mientras desayunaba en un restaurante; toda vez que el delito por el que fue detenido no es grave, fue liberado bajo caución, se le decretó la medida cautelar del arraigo y se le retuvo el pasaporte, para evitar que pueda salir del país, pero el gobernador logró su propósito, de llevarlo al reclusorio, además de destituirlo como rector. El represivo y autoritario gobernador perredista no le perdona que se le haya enfrentado junto con las organizaciones civiles de esa entidad, para reclamarle por la falta de resultados en materia de seguridad y el cúmulo de fosas clandestinas que fueron encontradas en esa entidad.  El ex rector Alejandro Vera se encuentra amparado por otros delitos de los que se le acusan, como el de enriquecimiento ilícito, a él, junto con su esposa, así como de haber saldado cuentas pendientes de la universidad mediante un crédito que obtuvo sin la aprobación del Congreso del Estado, pero no se amparó en contra de la denuncia de los trabajadores administrativos de la universidad que lo acusan de abuso de confianza, por no entregarle las cuotas sindicales que la universidad descuenta a los trabajadores, mismas que a decir del ex rector, fueron utilizadas para pagar salarios, ante la crisis que vive esta universidad, al igual que otras del país. El ex rector se ha considerado un perseguido político por parte del gobernador de la entidad y a pesar de su destitución del cargo, había anunciado su participación en el proceso electoral y postularse como candidato a gobernador independiente, propósito que difícilmente pueda cumplir ahora que esté sometido a un proceso penal. A pesar de traer ocho amparos en su portafolio, los policías cumplieron la orden de detención y de inmediato lo trasladaron al reclusorio y pusieron a disposición del juez que lo reclamaba; a decir del ex rector, en el reclusorio lo desnudaron y no le permitieron hacer ni una llamada telefónica para informar a su familia. Claro, el propósito del gobernador era humillarlo, sin importarle la violación a sus derechos humanos, conseguido éste, después de fotografiarlo tras las rejas, lo dejaron en libertad. Este es el resultado de un gobierno que ha contribuido a la crisis de esta universidad pública, al reducirle el presupuesto público que le debía entregar a esta casa de estudios para cumplir los compromisos con la base trabajadora. No detiene a los delincuentes, pero sí a quienes le critican su mal gobierno.