var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Rudeza inncesarias vs Chong

Rudeza inncesarias vs Chong

Por: Felipa Nery

El jueves pasado, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, habría destapado al secretario de Hacienda, con un cúmulo de elogios, al ser presentado para dictar una conferencia sobre cómo hacer negocios en México, ante embajadores, mientras en el Senado de la República, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong comparecía y era “crucificado”, por representantes del PAN, PRD y demás opositores, por supuestos favoritismos en la asignación de obras a una constructora. En la tarde de ese mismo día el Presidente Enrique Peña Nieto declaró que el candidato del PRI no se decidiría en base a elogios, o aplausos; Videgaray salió a decir que él no había destapado a Meade, que simplemente lo había presentado igual que a otros conferencistas que participaron en ese encuentro, por lo que muchos consideraron que a partir de este ‘desliz’ de Videgaray, el secretario de Hacienda estaría descartado para ser el candidato presidencial, porqué cómo habría de adelantarse al Presidente Peña?. Sin embargo, al parecer, no hubo tal desliz, sino que todo lo tenían bien preparado la tecnocracia gobiernista que se impuso a la vieja militancia del PRI que apoyaba a Osorio Chong; después se supo, que desde el pasado 19 de noviembre el Presidente habría reunido en Los Pinos a todos los aspirantes presidenciales, José Antonio Meade, Miguel Osorio Chong, Aurelio Nuño, José Narro y Enrique de la Madrid, y ahí habrían conocido ya quien sería el ungido. A pesar de que Chong aparecía en tercer lugar en las encuestas, después de Andrés Manuel López Obrador y de Ricardo Anaya del PAN, Peña Nieto y su equipo de tecnócratas que han manejado este gobierno, no le dieron su aprobación, por lo que fue “enviado” al Senado para decirle los motivos por los que no debía ser candidato, ahí, le reclamaron por no haber dado resultados en materia de seguridad, a pesar de tener bajo su responsabilidad una super secretaría y del tráfico de influencias al otorgar contratos de obra pública. El día del ‘destape’ oficial, el pasado lunes, no sólo se conoció del viejo estilo priísta en su forma de aplastar a quienes le han servido, sino de su cargada a favor del ungido, a través de sus sectores, obrero, campesino, popular, que a estas alturas ya no representan nada,  porque las afiliaciones a los partidos dejaron de ser grupales y  porque la gente si bien se aprovecha de aparentar que milita en esas agrupaciones, al momento de votar decide con libertad; a esa cargada, se habría obligado además al aún secretario de Gobernación Osorio Chong, a comunicarse con los gobernadores, para pedirles su apoyo a José Antonio Meade y él había expresado su interés de aspirar a ser senador de la República, por la vía de representación directa desde su natal Hidalgo. Al igual que como se impuso en el Estado de México, con un candidato que tenía pocas posibilidades de alcanzar el triunfo, de la misma manera el gobierno federal pretende ahora hacer presidente de la República a quien ha sido parte de la tecnocracia que ha impulsado reformas económicas que tienen a millones de mexicanos con el pie en el cuello y para eso, cuentan con los miles de millones de pesos del presupuesto público, los programas sociales, y con la pobreza de quienes votan para cooptarlos y por supuesto, los medios de comunicación, principalmente la televisión.