SERPICO MANTIENE VIVA LA MEMORIA DE SU AUTOR PETER MAAS

MÉXICO, 22 AGO.- “Serpico” es la obra más famosa del periodista y escritor estadounidense Peter Maas, quien aunque falleció hace una década sigue figurando por sus “best-sellers” sobre mafias, crímenes y corrupción.
Maas murió el 23 de agosto de 2001 en un hospital de Manhattan, a los 72 años, pero su trabajo sigue vivo gracias a los discos DVD y Blu-ray, y a ciclos que aún proyectan películas que, basadas en sus libros se convirtieron en clásicos del cine policiaco estadounidense de la década de los 70.
Es el caso de “Serpico”, con Al Pacino, que se proyectó en España, como parte del programa “Agosto en la esquina del videoclub 2011”, dedicado al cineasta Sidney Lumet.
La cinta es considerada una de las imprescindibles en las filmotecas personales sobre la historia del cine.
Serpico es casi un eslogan, es un reflejo de las policíacas de los sesenta-setenta que empezaron a mostrar el panorama de corrupción que se vivía en aquel entonces dentro del cuerpo policial estadounidense”, según el portal “La República cultural”.
Maas nació el 27 de junio de 1929 en Nueva York, asistió a la Universidad de Duke, trabajó para el Herald Tribune en París. Utilizó ficción y no ficción en sus libros sobre mafias, corrupciones y crímenes.
En su insaciable afán investigador, muchos le tomaron por policía camuflado o espía. Cuando trabajaba en el “Saturday Evening Post” cayó en sus manos la primera gran novela de su vida: la del mafioso Joe Valachi.
Fue entonces el primer periodista que publicó la historia de Valachi, apodado “Joe Cargo” y/o “Charles Chanbano” y “Anthony Sorge”, primer miembro de la mafia en hablar públicamente con respecto a la existencia de la misma, rompiendo su código de silencio.
Se sintió tan atraído por el personaje que convenció al Departamento de Justicia para que le dejara convertirse en su confesor en prisión y pudiera arrancarle aún más confidencias.
Sin embargo, tuvo que guardar bajo llave el manuscrito de 180 páginas que pensaba publicar como las memorias del mafioso.
Meses después reescribió la historia con tintes de ficción ”The Valachi Papers”, aunque en la búsqueda de editores para publicarla no tuvo éxito.