var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
¡Sin piedad!

¡Sin piedad!

Cuando la gente aún no terminaba de ingresar al estadio Olímpico Universitario, Las Águilas del América sorprendieron a los Pumas con un gol de vestidor, cuando no se cumplía ni un minuto de juego.

Mateus Uribe fue el encargado de abrir el marcador, con el que le dio comodidad a su equipo y control del juego. Después de ello, Jérémy Ménez puso el 2-0 desde los 11 pasos, al minuto 30, gol que le dio tranquilidad a las Águilas, que siempre se mostraron más ofensivas y peligrosas.

Los Pumas lograron descontar con un tanto de Nicolás Castillo, al minuto 43, también desde el punto penal, pero de poco sirvió, pues los visitantes metieron el acelerador en la segunda parte y liquidaron el partido.

Uribe y Ménez convirtieron sus dobletes y sentenciaron el marcador con un 4-1 contundente y al parecer, también sentenciaron la eliminatoria. Pumas necesita un milagro el próximo sábado en el Azteca si quiere meterse a semifinales.