Sismo pudo haber desviado cauce de cascadas Agua Azul

Sismo pudo haber desviado cauce de cascadas Agua Azul

El terremoto de magnitud 8.2 grados del 7 de septiembre fisuró las rocas del cauce de laas Cascadas de Agua Azul y agudizó el descenso de las aguas, aunado a los problemas por los años de deforestación en la zona, informaron autoridades del gobierno federal y estatal.

Funcionarios de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y de la Secretaría de Protección Civil de Chiapas, señalaron que se dispuso un período de 20 días para establecer un proyecto final de coordinación de acciones institucionales para restituir la caída del agua en la zona, considerada una de los atractivos turísticos en esa región norte-selva de la entidad federativa que cada año capta unos 200 mil visitantes del país y el extranjero.

Después de sobrevuelos y recorridos a lo largo del río, funcionarios y expertos localizaron daños que se extienden por 200 metros del cauce, donde también se detectaron “ventanas” o agujeros que propician la salida del agua, además de azolvamiento a lo largo de un kilómetro, donde se encuentran los descensos de los niveles del río.

Juan Gabriel Limón Lara, director del organismo Cuenca Frontera Sur de Conagua, explicó en conferencia de prensa que la disminución en las corrientes ha sido por la modificación de los caudales en las cascadas de Agua Azul, “derivado de las divagaciones de los brazos del río formativo de la misma, proceso que fue acelerado por la erosión en las márgenes, así como por el sismo del 7 de septiembre” lo que provocó el colapso de la formación rocosa.

Las rocas que mantenían el cauce se rompieron e hicieron que esto hiciera una modificación, indicó.
Adrián Méndez Barrera, delegado de la Conanp, advirtió que el deterioro forestal en esa zona lacustre se registraba ya desde hace algunos años por factores como la deforestación.
El biólogo aseguró que es posible recuperar el sitio con mucha voluntad, recursos propuestos y una estrategia de mediano y largo plazo.
La estrategia para restituir la normalidad en ese enclave de biodiversidad, asentado en el municipio de Tumbalá, debe evitar riesgos en la condición natural de la cuenca hidrológica, de las comunidades y el turismo.
Luis Manuel García Moreno, titular estatal de Protección Civil, enfatizó que el terremoto que azotó a Chiapas hace 66 días “afectó el terreno de dicho cauce” y propició que “gran parte del agua que se derivaba hacia los dos cauces se inclinara más sobre el canal izquierdo y disminuyeran notablemente los niveles de agua en el centro turístico”.