var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-38838256-1']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();
Universidad y Derechos Humanos

Universidad y Derechos Humanos

Por: Felipa Nery

Ayer se celebró el II Encuentro Universitario Difusión y Aplicación de los Derechos Humanos en las instituciones de educación Superior, con sede en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, con la participación de representantes de la Secretaría de Gobernación, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, con el fin de revisar lo que están haciendo las universidades en materia de derechos humanos, a partir del convenio que firmaron en febrero del 2016 con la Secretaría de Gobernación, con la finalidad de hacer realidad la reforma constitucional en materia de derechos humanos, por lo que las universidades se comprometieron a revisar sus planes de estudios, e incorporar, e impulsar defensorías de derechos humanos, así como promover la investigación, producción editorial, espacios de diálogo e importancia de los mismos. En este encuentro, el doctor Leoncio Lara Sáenz, al dictar una conferencia, advirtió de la importancia que tiene para el Estado Mexicano aculturizar a la sociedad en materia de derechos humanos, dijo que es un ‘negocio social y productivo’. Y fue más allá, al señalar, que ‘el estado democrático de derecho y la vida pública mejorará, si como en fuente ovejuna difundimos y defendemos la observancia de los derechos humanos todos a uno”. Por supuesto que con una cultura de respeto a los derechos humanos introyectada en la sociedad, no viviríamos en el estado de violencia, de discriminación y exclusión social, si la gente conociera sus derechos y también sus obligaciones con respecto a estos, si supieran en primer lugar, que tienen esos derechos y que los pueden exigir. Definitivamente, no podemos hablar ni de estado democrático, ni de estado de derecho, mientras se violenten día a día los derechos humanos de millones de mexicanos a causa de la violencia y la discriminación por su condición social. Por supuesto que la Universidad es la institución idónea por excelencia, para esa promoción y difusión de los derechos humanos que dignifican a la persona humana, y no sólo entre su comunidad universitaria, sino entre toda la sociedad. El doctor Leoncio Lara llamó a los gobiernos que hoy violentan los derechos autonómicos de las universidades a la investigación crítica, a la libertad de enseñanza y de pensamiento, y para ello las están apretando económicamente ‘quizá por falta de amistad, de buenas relaciones, de voluntad o con la intención de privatizarlas, a ver, el volumen enorme que significa la aportación de las universidades a la vida   económica y política del país”. Por supuesto, que es a través de la inyección de nuevos conocimientos a los jóvenes, que las universidades contribuyen al mejoramiento de la sociedad, pero si el Estado no invierte en las universidades y por el contrario, incentiva su quiebra, las universidades no contribuirán a mejorar las condiciones de vida sociales y económicas de la población. Por eso, como bien dijo el doctor Lara, hay que actuar unidos, en la defensa de esos derechos humanos que son los derechos de todos y por supuesto de la universidad, y si la comunidad está unidad, entonces cuando pregunten quién mató al comendador, la respuesta será. ‘Fuente Ovejuna, señor’.